5 segundos

Se giró al escuchar el grito, la Bala había impactado en el pecho de la rubia pequeñaja.

Un círculo perfecto apareció en su blusa, comenzó a llenarse de un líquido viscoso de un color rojo púrpura bastante preocupante.

La Bala no se quedó parada ahí, continuó avanzando sin pedir permiso. Atravesó la fina piel, azules y verdes venas arrasó a su paso, músculo…En ese momento frenó un poco al encontrarse con un hueso duro de roer.

Un precioso esternón, macizo, joven. Se lanzó en picado y perforó. Fue astillando el hueso hasta atravesarlo, notó como el cuerpo de la rubia se doblaba y perdía el equilibrio.

No podía despistarse, su meta estaba cerca, ya oía los latidos. A su paso iba deshilachando en hilos de sangre las arterias. Su regocijo era pleno.

Estaba extasiada con la sangría que estaba provocando. Deseaba llegar al músculo que hacía mover a esa máquina tan perfecta.

Iba directa al objetivo definido desde el primer momento. Se rozó con una vena y sin querer cambió la dirección. ¡No, no podía ser!

Sólo tenía una oportunidad y la estaba perdiendo. Intentó agitarse para cambiar la dirección pero fue imposible.

Pasó a dos milímetros de su querido corazón. Volvió a traspasar hueso, músculo, venas. Saliendo del cuerpo que tanto había anhelado.

El agujero dejado era irregular por el nerviosismo, la sangre chorreaba y resbalaba por la pequeña espalda de la susodicha rubia.

Ella, la Bala, quedó tendida en el suelo, lágrimas rodaban por su frío metal.

No lo había conseguido. Triste fin para una única vez.

Lamarsalada.

Recomendar0 Lo RecomiendoPublicado en Historias para ser contadas

Related Articles

EN EL METRO

Obsesión: (RAE) Del latín obsessio,-onis “asedio”. 1.f- Perturbación anímica producida por una idea fija. 2.f- Idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud. EN…

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *