Claves de la narrativa romántica contemporánea

Claves de la narrativa romántica contemporánea

Desde la publicación de Romeo y Julieta los tiempos han cambiado muchísimo. Hoy, la escritura romántica transita por derroteros sinuosos difíciles de encasillar. El género ha mutado a lo largo de los siglos y se continúa adaptando a las exigencias sociales con éxito. Ha sobrevivido al cine, a la novela radial y a los culebrones. La novela romántica está más viva que nunca, en el artículo de hoy nos acercamos a su esencia y a dos de los fenómenos literarios más exitosos de los últimos años, After y Pídeme lo que quieras.

La novela rosa o romántica 

Se caracteriza por narrar los avatares entre una pareja, generalmente un hombre y una mujer, aunque la asociación Romance Writers of America la define como una historia de amor que surge entre dos seres humanos.

La historia debe centrarse en la relación romántica y aunque incluyas subtramas, debes mantenerte fiel a la historia principal. Algunos autores opinan que el texto debe tener un final feliz para que el lector se sienta bien. Sin embargo esto no ocurre con After, ¿por qué?

Fanfiction 

After se concibió como Fanfiction o Fanfic (1). Una vez que se confirmó su popularidad, para dar el salto a las editoriales, la autora tuvo que reescribir la historia para no ser acusada de plagio. Esto también ocurrió con Cincuenta Sombras de Grey y con muchos otros autores. Pero ¿qué claves encontramos en After o en Pídeme lo que quieres? Más allá de clasificaciones estériles, ¿por qué triunfan estos libros? ¿Qué tienen de especial?

Megan y la saga Pídeme lo que quieras

En Pídeme lo que quieras, Megan Maxwel narra la relación entre Judith Flores y Eric Zimmerman. La historia transcurre con las peripecias habituales que enmarcan al género rosa. Tras muchos problemas y mal entendidos triunfa el bien sobre el mal. Judith consigue una pareja excepcional que le brinda estabilidad económica y sexo duro o al menos diferente.

La novela aborda dos aspectos que se repiten  en After salvando algunas distancias, los conflictos de pareja están presentes así como las características psicológicas de los hombres. Tanto Megan como Anna Todd dotan de matices oscuros a sus personajes masculinos hasta colocarlos en la delgada línea que separa el bien del mal.  

Eric Zimmerman y su afán de posesión y dominancia sobre Judith roza lo obsesivo. Un rasgo muy similar comparte el personaje de Anna. Hardin Scott, un personaje joven, talentoso e inmaduro. Su vida transcurre encerrada en un mundo de alcohol y drogas, atrapado en amores de una sola noche que lo convierten en el depredador perfecto de Tessa Young, la representación de la inocencia.

Atrapar al lector 

Lo que en el siglo XIX se resolvía con parlamentos profundos y bien estructurados, la representación de la pasión clásica al estilo de Orgullo y Prejuicio o Cumbres Borrascosas se ha esfumado para dar rienda suelta a dos nuevas características que se convierten en el núcleo de la nueva ola narrativa, la dominancia masculina en su faceta más retrógrada y la práctica del sexo duro, en otras palabras, violencia

Amor, sexo y lenguaje de adultos 

Detrás queda la narrativa romántica al estilo H. Lawerence. Los galanes del siglo XXI son hombres musculados que conducen coches de alta gama, en ocasiones se comportan como auténticos patanes, manipulan y engañan al objeto de su amor en pro de su ideal. Tal vez porque su amor es egoísta y tan posesivo que roza lo morboso: da igual lo mucho que me haga enfadar o rabiar que en cuanto me toca estoy a su merced. Esto es lo que opina Tessa cuando su novio protagoniza una de sus frecuentes peleas.

Evolución y catarsis 

La evolución de Tessa sigue una línea muy bien trazada. La joven amante con aspecto de provinciana madura a pasos acelerados en el entorno universitario. Si en un inicio se descubre como una joven con la autoestima baja, a medida que avanzamos en la trama nos encontramos con cambios ligeros que pasan a engrosar su carácter hasta redondear su personalidad y convertirla en el eje dinamizador de la acción, en el motor de cambio que obligará a Hardin Scott a reconsiderar su posición en el mundo y la manera de relacionarse no solo con su nueva pareja sino con el mundo en general.

Como telón de fondo cuelga sobre el lector la epifanía de la conversión del malo, en este caso Hardin Scott, a manos de Tessa. El mito de la transformación que reverdece en una y mil obras a lo largo de los siglos y que regresa una y otra vez siempre vestido de esperanza.

Conclusiones  

Los tiempos cambian de prisa. Lo que hace cincuenta años era considerado de mal gusto hoy goza de la aceptación del público y viceversa. Los cambios sociales e históricos imprimen su huella en los nuevos lectores y configuran un nuevo universo con múltiples aristas.

 La elección al final siempre es tuya, eres tú quien elige dónde se enmarcará tu obra y cómo. ¿Te decantarás por escribir una obra como Seda o seguirás el canon literario? No hay prisa por contestar esta pregunta. La respuesta suele llegar sola, mientras trabajas en tu obra y pules tus personajes. Y sea cual sea esta respuesta siempre es la adecuada.

Seguimos.

Ray

Notas

Fanfiction o Fanfic pretende continuar la historia escrita por otro autor. Siempre parte de una historia que ya es famosa.

Recomendar0 Lo RecomiendoPublicado en consejos a escritores

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Ya hiciste el test de escritura creativa? 

Con este test mediremos tus habilidades escriturales. Al final tendrás una visión muy ajustada de tu dominio del idioma. ¿Te apuntas?

Guía para crear inicios memorables

Gratis

Utiliza estos 9 consejos para escribir inicios memorables 

 

4 consejos para triunfar como escritor

Gratis

El ABC que necesita todo escritor para impulsar su carrera

He leído y acepto los términos de la Política de Privacidad y la Política de Cookies de Ray Bolívar Sosa, por tanto, doy mi consentimiento expreso para el tratamiento de datos personales de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).