Contar una historia utilizando el poder de la atención Parte I La narrativa

Contar una historia utilizando el poder de la atención Parte I La narrativa

Ray Bolívar 

Narrar historias es la actividad favorita de los humanos. Narramos cuando estamos tristes o felices, cuando deseamos un nuevo empleo o si nos interesa promocionar en nuestra empresa. Toda nuestra vida se basa en la habilidad de comunicar con eficacia y para eso establecemos una narrativa que aprendemos a manejar desde muy pequeños.

Narrar una historia

Narrar una historia es una de las acciones que más repetimos a lo largo de nuestra vida. La gran tradición cuentista del ser humano está basada en esta habilidad y por supuesto, en nuestra necesidad de comunicación.

Hace más de 3500 años surgieron los primeros sistemas de escritura en la antigua Mesopotamia. La pregunta que debemos hacernos es ¿por qué surge el sistema de escritura? Al parecer, el nacimiento y la evolución de la escritura aparecen marcados por la práctica económica y la necesidad de conservar y trasmitir datos valiosos lo que en la actualidad se conoce como información.

El principio de utilidad 

Sin embargo, la escritura no surgió para conservar cualquier información sino datos valiosos, lo que se traduce en información relevante. Esta es una de las primeras lecciones que debemos aprender de la historia para aplicarlas en nuestros textos. Lo considero un principio básico que aplican los escritores de manera consciente o inconsciente, el principio de la utilidad.

Toda la estructura humana descansa sobre un sistema de comunicación basado en el principio de utilidad, como especie, nos interesa conservar y difundir conocimientos útiles, que aporten valor a nuestra existencia o nos brinden beneficios adicionales, nos pongan al corriente de una nueva técnica, nos cuenten la tragedia de un matrimonio del siglo XX o nos emocionen con Los doce trabajos de Hércules.

Saber narrar 

Además del principio de utilidad (el conocimiento valioso, una historia estelar) pongamos por caso, por ejemplo, la historia de la infidelidad de una princesa; también necesitamos saber contar con eficacia para aprovechar todo el poderío de la historia, a esto se le llama saber narrar.

Pocos lectores se sentirán atraídos si nuestra historia es interesante, pero tiene tantos errores que convierten el texto en ininteligible. Si el lector debe detener la lectura constantemente o si la escritura no es precisa, el lector perderá concentración (Kahneman, 1973) debemos interpretar la concentración en virtud de la intensidad de nuestra resistencia a desviar la atención hacia otros estímulos u objetivos secundarios…”. (1)

Así que tenemos varios puntos que debemos tener muy en cuenta antes de escribir. El primero de ellos es el principio de utilidad. Los lectores leen aquello que consideran útil o valioso. ¿Tienes una historia sorprendente o interesante? El segundo punto sobre el que debemos detenernos es la capacidad de contar una historia, en este caso, no me refiero a contarla correctamente sino a contarla de la mejor manera posible. Si estás interesado en escribir una historia debes hacerlo de la mejor manera posible.

En las clases y talleres que ofrezco suelo descubrir historias con suficiente fuego como para provocar un incendio social, sin embargo, en el 99% de los casos son narradas de una manera pobre e ineficiente.

Escritores que no dominan el  aspecto narrativo 

Los escritores que prestan poca atención al aspecto narrativo juegan con la tolerancia y los prejuicios del lector.  Uno de los prejuicios más extendidos en la sociedad es el de la solvencia narrativa que equivale a lo siguiente: si un escritor no domina lo básico (ortografía y redacción) lo más probable es que el texto no merezca la pena, luego entonces no lo leo.

Pero no todo son espinas en la viña del señor. Es posible mejorar las habilidades narrativas y también es posible optimizar la narración, en el caso de que tengas un nivel avanzado, para conseguir con mayor eficacia determinados efectos en tus textos como producir emociones, pero vayamos por partes.

Aprender a narrar 

Hay cuatro elementos que debe dominar el narrador; claridad y sencillez, coherencia y cohesión, estructura del párrafo y estructura de la oración, estos dos últimos están muy ligados con la coherencia y la cohesión. Hablaré de los dos primeros puntos.

Claridad y sencillez 

Los textos deben ser claros y precisos. Esta es una cualidad del texto y me atrevo a decir que es una de las cualidades que primero debes aprender. Si eres claro y preciso el lector entenderá tu mensaje, esto es lo primero que debes lograr, trasmitir un mensaje de una manera directa y rápida, sin dar lugar a malentendidos y sin que el lector se caliente el cerebro para entender tu texto. Evita a toda costa las oraciones oscuras, las construcciones opacas y cansinas, se supone que eres un maestro de la escritura así que compórtate como tal, utiliza el lenguaje con propiedad.

Coherencia y cohesión 

Todos sabemos la importancia de la idea central. En el colegio se encargaron de enseñarnos sus cualidades a sangre y fuego. Tuve una maestra además que se ensañaba con los estudiantes menos aventajados, tenía la mala costumbre de corregir sus faltas con bastonazos, una falta un bastonazo, (en realidad era un puntero de madera). En mis clases, por suerte, no utilizo esta técnica.  

En fin, un texto debe girar, como los girasoles, en torno a una idea; [Solo una]. Luego tenemos el aspecto de las oraciones. Revisa cada oración que escribas a conciencia. Utiliza correctamente el léxico y la gramática para conseguir un texto cohesionado. Si no dominas estos aspectos no podrás emprender el gran viaje.

Resumen 

Este artículo se está extendiendo demasiado y todavía no he profundizado lo suficiente en el aspecto narrativo. De hecho, ni siquiera me he aproximado a él con la profundidad y la delicadeza que hubiera deseado.

Aprender a narrar o mejorar las habilidades narrativas forman parte de un proceso gradual de aprendizaje en el que la práctica juega un papel crucial (me encanta esta palabra) suena muy rotunda, ¿verdad?

No olvides el principio de utilidad y revisa tus textos teniendo en cuenta la claridad y la sencillez, la coherencia y la cohesión, como mínimo. Por último, no olvides disfrutar del viaje, el camino es arduo y en más de una ocasión sentirás la fatiga y el cansancio del viaje, cuando eso ocurra no olvides visitarme, siempre guardo un poco de agua para los amigos, me gusta apagar su sed.

PD: La semana próxima publicaré la segunda parte.

Notas

1) Citado por Ray Bolívar en 7 factores de éxito para escribir historias memorables. 

Aprende a narrar con esta píldora de aprendizaje 

Descubre los puntos flacos de tu prosa

Recomendar0 Aprende a pronunciar recomendacionesPublicado enconsejos a escritores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

4 consejos para triunfar como escritor

Gratis

El ABC que necesita todo escritor para impulsar su carrera

Si no recibes un email en 5 minutos revisa en tu bandeja de spam ¡gracias!

Gratis

El ABC que necesita todo escritor para impulsar su carrera

Guía para crear inicios memorables

Gratis

Utiliza estos 9 consejos para escribir inicios memorables 

Si no recibes un email en 5 minutos revisa en tu bandeja de spam ¡gracias!

Gratis

¿Ya hiciste el test de escritura creativa? 

Con este test mediremos tus habilidades escriturales. Al final tendrás una visión muy ajustada de tu dominio del idioma. ¿Te apuntas?

He leído y acepto los términos de la Política de Privacidad y la Política de Cookies de Ray Bolívar Sosa, por tanto, doy mi consentimiento expreso para el tratamiento de datos personales de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Scroll to Top