Cuatro consejos para cumplir tus objetivos escriturales en el 2020

Cuatro consejos para cumplir tus objetivos escriturales en el 2020

Ray Bolívar 

Aunque no hayas cumplido tus objetivos literarios en el 2020 no deberías preocuparte porque en breve comenzará un nuevo año lo cual significa que tendrás nuevas oportunidades para crecer como escritor. Si pasas la mitad del año deseando escribir un libro de cuentos o una novela y no lo consigues te conviene leer este artículo. En él detallo 4 consejos que te ayudarán a lograr tus objetivos en menos tiempo.

El poder y la fuerza energética de la autoestima 

No existe sobre la faz de la tierra una vitamina más energizante que la autoestima. Con ella afrontamos los retos más diversos generalmente con éxito. Incluso cuando fracasamos, si lo intentaste con todas tus fuerzas, si te dejaste la piel luchando por escribir un texto digno no hay razón para sentirse desalentado. La escritura no es un proceso perfecto. De hecho, la escritura es un proceso de aproximación que suele funcionar de manera progresiva. Mientras más nos ejercitamos mejores resultados obtendremos.

Si estás deprimido porque no consigues escribir de la forma que pretendes ten paciencia. Necesitas aprender a reinterpretar la escritura de un modo más rico y provechoso.

Consejo uno: Cuida la autoestima. Crea un espacio privado, a ser posible una especie de santuario en el que conectes contigo mismo de un modo especial. Evita a las personas tóxicas, a los que no creen en ti, a los que te apartan de tu objetivo: escribir una obra decente.

Escribir bien demanda esfuerzo, esfuerzo y esfuerzo 

Vivimos en una sociedad permeada por el deseo de triunfar de un modo fácil. A veces me encuentro con escritores noveles cuyo sueño alterna entre escribir una novela que los haga millonarios y adquirir popularidad. Ambos deseos son lícitos sin embargo, a mi juicio, el pecado cardinal que los aleja de cumplir su sueño es considerar que no merece la pena invertir esfuerzo en la escritura de un libro excepcional. Querido lector, escribir bien demanda tiempo, esfuerzo y dinero. No existe un curso rápido que supla tus carencias gramaticales, ortográficas o técnicas. Incluso, aunque consigas adquirir estas habilidades en poco tiempo necesitas dominar el arte. Los recién graduados de cualquier profesión necesitan entre 8 y 10 años ejerciendo para considerarse expertos y obtener logros notables.

Por suerte, no es necesario esperar 10 años de práctica para convertirse en escritor. Basta con trabajar duro durante dos o tres años, de una manera organizada y con la ayuda de un experto. Este consejo no lo debes subvalorar, escribir no es fácil y demanda esfuerzo mucho más si estás interesado en escribir una obra que se convierta en popular.

Consejo dos: escribir bien demanda esfuerzo. En ocasiones adquirimos las habilidades técnicas pero no somos capaces de que cuajen en un libro excepcional, así que no es tan sencillo como parece. Entrénate cada día en el arte de la escritura. No escatimes esfuerzos y trabaja a conciencia. Los frutos llegarán a su debido tiempo, ni antes ni después.

Entender el fracaso como un estímulo provechoso

En nuestra sociedad, el fracaso se ha convertido en el gran devorador de almas. Necesitamos triunfar siempre, a cada hora a cada momento. No importa el esfuerzo invertido ni la experiencia adquirida, los resultados deben manifestarse en forma de logro. Asociamos el éxito y la felicidad con los resultados que somos capaces de conseguir. Si no consigo escribir un libro en x tiempo he fracasado. Si mi último libro no se convierte en un fenómeno literario he fracasado.

Nos corroen la prisa y el miedo, sobre todo el miedo al fracaso. Y a veces, tanto la prisa como el miedo se convierten en los mayores obstáculos que debemos vencer. Fracasar forma parte de nuestro aprendizaje. El resultado no es tan importante como el proceso. A escribir se aprende escribiendo. Si no conseguimos ese final perfecto para nuestro texto no importa. Si nuestro último libro es aburrido y repetitivo, no importa.

Entender el fracaso y asumirlo de una manera provechosa es una actitud beneficiosa. Fracasar significa que ese no es el camino. Si trabajaste 60 horas en tu libro es probable que necesites más. Si no eres capaz de plasmar esas ideas con coherencia busca ayuda, si no tienes suficiente bagaje o vivencias para modelar a tus personajes entonces vive, pero en ningún caso consideres que fracasar es un lastre.

Consejo tres: el fracaso indica que hemos elegido una manera inadecuada de conseguir nuestro objetivo. Disfruta todas las partes del proceso creativo, incluido el fracaso. Es decir, si tu texto fracasa como novela porque no está lograda, entonces antes de publicarla debes trabajar en ella, debes reelaborarla con paciencia y cariño.

Educar un niño es un proceso lento y complejo, escribir una novela es tan complejo y maravilloso como educar a un niño, con la diferencia de que en este caso, eres tú el que aprende así que ten paciencia contigo mismo, date tiempo y confía en ti. Aprende a entender qué haces bien y cuáles son tus fallos.

Organización, práctica, experiencia 

La práctica diaria se convierte con los años en experiencia. A medida que avanzamos en nuestra carrera de escritores comprendemos la importancia de organizar el proceso creativo. No se trata de trabajar de un modo esquemático sino de planificar el proceso, este es uno de los grandes retos que debemos afrontar durante nuestra carrera.

A menudo se subvalora el proceso de planificación. Sobre todo los espíritus impulsivos, las almas nerviosas que tienden a incendiarse con facilidad asumen la escritura de una obra con energía. Luego, al cabo de varios días o de varias semanas, su ímpetu comienza a desinflarse hasta quedar en punto muerto. La disciplina y la constancia son hermanas de la organización. Las almas libres pueden estar en contra del orden, pero en nuestros días, al menos debes conocer la respuesta a estas tres preguntas.

1) Cuándo escribirás. Qué días de la semana, a qué hora.

2) Cuáles son los rasgos psicológicos de tu protagonista.

3) Qué pasa en tu historia.

Consejo cuatro: Organiza tu tiempo y cultiva la disciplina. Se necesita determinación y carácter para ser escritor. El éxito no cae del cielo ni lo regalan en navidad, el éxito es el resultado del esfuerzo inteligente dirigido hacia la consecución de un objetivo. Si tu carrera está parada medita sobre ello y sé sincero contigo mismo. Reflexionar sobre tu trayectoria es el primer paso, luego debes trazar una estrategia y seguirla.

Resumen 

No existe magia ni hechizo en el mundo real que te convierta en escritor de la noche a la mañana. No existe premio sin esfuerzo ni talento que cuaje sin invertir tiempo en pulirlo. A veces escribir un texto increíble es cuestión de unos pocos meses, en otras ocasiones toma años. Si no tienes tiempo para escribir organízate. Cuida tu autoestima, mantente motivado y visualiza objetivos realistas, recuerda que la vida no es una ficción. Por último, aprende a aprovechar las ventajas del fracaso para convertirlo en un éxito rotundo.

*Comparte con la comunidad las estrategias y los trucos que te han ayudado a conseguir tus objetivos escriturales.

¿Tienes problemas con tu novela? Prueba este curso

Técnicas narrativas, ejercicios, tutor, correcciones

Recomendada3 Lo RecomiendoPublicado en consejos a escritores

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Ya hiciste el test de escritura creativa? 

Con este test mediremos tus habilidades escriturales. Al final tendrás una visión muy ajustada de tu dominio del idioma. ¿Te apuntas?

Guía para crear inicios memorables

Gratis

Utiliza estos 9 consejos para escribir inicios memorables 

 

4 consejos para triunfar como escritor

Gratis

El ABC que necesita todo escritor para impulsar su carrera

He leído y acepto los términos de la Política de Privacidad y la Política de Cookies de Ray Bolívar Sosa, por tanto, doy mi consentimiento expreso para el tratamiento de datos personales de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).