Escritores y autoestima, ¿es este el verdadero camino al paraíso?

Escritores y autoestima, ¿es este el verdadero camino al paraíso?

Ray Bolívar 

Desde niño ya quería ser escritor. Me imaginaba escribiendo obras emblemáticas que luego pasarían a formar parte de las bibliotecas más ilustres del planeta. Tal vez un premio Nobel con los años o dos ¿Quién sabe?

Bromas aparte, la idea era ser famoso y muy popular. Algo así como el Dostoyevski de las letras cubanas. Un verdadero monstruo de las letras, una fiera, un vampiro. Con los años y los golpes comprendí que no es tan fácil escribir una obra emblemática y mucho menos alcanzar la popularidad.

La fama es una puta, solía decir García Márquez y no le faltaba razón. Así que con veintisiete años me encontré un día de pronto perdido en un país extranjero, sin fama ni gloria. Mis textos eran mamotretos infumables. En vez de quemarlos los arrojaba a los cerdos, tres o cuatro folios diarios.

El colmo llegó cuando ni siquiera los cerdos quisieron comerse mis cuentos. Ese día encontré por fin el camino de la liberación. La mayoría de la gente pensará que estoy loco. Puede que tengan razón. Sin embargo, disfruto esta locura lúcida a diario. Hoy comparto con ustedes lo único que puede salvarnos de la locura.

¿Fracasamos o aprendemos?

La vida está llena de fracasos. Esta es una sentencia breve que no repetiré otra vez. El problema reside en la manera como nos enfrentamos a él. El fracaso se asocia con pérdida y desgracia. El día en que ni siquiera los cerdos aceptaron devorar mi obra adopté una postura completamente diferente ante mi arte. Di media vuelta y tras comer un chuletón ibérico rociado con abundante cerveza decidí abandonar mis pretensiones de ser escritor para asumir que era escritor.  Necesitas asumir que eres escritor para que tu suerte cambie.

El matiz implica una diferencia muy grande, la primera de ellas es que empecé a quererme de verdad. Si no lo has hecho te animo a darte un beso y a quererte. Nadie puede quererte más que tú mismo. Si no te quieres, si no te respetas, si no te ubicas en el lugar que te corresponde nadie lo hará. Mucho menos los tiburones que abundan en el mundo editorial.

Fracasar, en ningún caso es el final del camino, apenas es el comienzo. La historia del ser humano es la historia de sus fracasos. Aprendimos a construir catedrales tras muchos derrumbes; antes de conocer las propiedades de las hierbas medicinales murieron muchos de nuestros antepasados tratando de aliviar su malestar.  Y, las historias de los grandes triunfadores esconden grandes fracasos. En vez de encogerte con cada fracaso y llamar a mamá aprende la lección, sirven para eso.

Vivir de la escritura, una misión imposible 

Cuando estudiaba, una profesora de psicología me enseñó una gran lección. Andaba por esos días enfrascado en una decisión muy compleja. Imaginen, veintidós años, en segundo o tercer año de carrera. Era un problema de faldas. Uno de esos conflictos que en nuestra juventud son plenas llamaradas y que luego, con el paso de los años, se convierten en fueguitos breves e intensos. El caso es que la sentencia de la profesora me ha perseguido a lo largo de los años. Hay decisiones que necesitan tomarse con la razón y otras con la pasión.

Lánzate a la piscina si tienes que hacerlo pero asegúrate de que tenga suficiente agua para que salgas a flote. Varios de los escritores más ilustres del siglo XIX y XX sufrieron hambre y penurias. No es necesario que sigas su camino. Si eres apasionado e impulsivo utiliza ese vigor de manera estratégica. Dosifica tus fuerzas y empléalas con sabiduría en producir una obra excepcional. Siempre encaminadas a lograr un objetivo.

¿Vivir de la escritura es como triunfar en Hollywood  o más difícil?

Escritores, cantantes, actrices, pintores, todos son parte de un sistema que premia a los más talentosos y crucifica al resto. Pero ¿cómo conseguimos cambiar los papeles? ¿Qué debo hacer para publicar con una editorial y conseguir popularidad?

Las calles de Hollywood están llenas de mendigos con sueños frustrados. Existe un ejército de gente que cada día se levanta y corre a trabajar sin ganas ni ilusión, solo para garantizar la estabilidad que les produce un sueldo. La única diferencia entre un triunfador y la gente que trabaja por un sueldo es el poder de su sueño. Los triunfadores transforman su futuro con acciones estratégicas que los conducirán poco a poco a su destino, pero necesitas un plan para triunfar y una virtud, necesitas a diario cuidar la autoestima y alimentarla.

Los triunfadores no son dioses ni seres especiales, son individuos que carne y hueso que por encima de todo creen en su arte y en sus capacidades. Si esto te parece difícil espera a leer los ejemplos que expondré a continuación.

La verdadera epifanía empieza por creer en ti cuando estás en el fondo del pozo 

En el año 1993, la campeona del mundo Ana Fidelia Quirot tras un accidente doméstico sufre quemaduras en el 38 % de su cuerpo. Todos los especialistas consideran que su carrera está acabada. Repito, todos los especialistas consultados, médicos, entrenadores, todos sin excepción aseguran que la vuelta a la pista de la campeona es imposible.

En el año 1995 Ana Fidelia Quirot, en los juegos de Atlanta, gana la medalla de oro. La recuperación de la atleta fue especialmente dolorosa. Además de entrenar de madrugada, utilizó un traje especial, muy caluroso, que cubría su cuerpo para evitar que los rayos del sol le produjeran queloides

En todo ese tiempo la atleta se mantuvo firme en su convicción de ganar una medalla. Mantuvo su entusiasmo intacto, una profunda fe en sí misma y grandes dosis de autoestima. Los triunfadores se caracterizan por emprender viajes que parecen imposibles.

Conseguir lo imposible suena a misterio y a película hasta que se convierte en realidad

En 1997, el músico cubano Francisco Repilado (Compay Segundo) con su participación en el disco Buena Vista Social Club, se convierte en un músico de alcance internacional. Lo inusual, en este caso, no es solo la edad del compositor, nada más y nada menos de 90 años, sino también su entusiasmo. Si se hubiera retirado a los sesenta años jamás habría conocido el éxito. Aprende esto, los grandes nunca se rinden, aplazan sus objetivos y esperan su oportunidad, pase lo que pase, durante el tiempo que sea necesario.

 Sin una estrategia excepcional estás perdido, necesitas evolucionar para revolucionar tu arte

En 1974 el boxeador norteamericano Muhammad Ali venció al campeón Foreman. La gente esperaba una victoria aplastante de Foreman. Durante meses y meses Ali estuvo repitiendo que daría una enorme paliza en el ring a su oponente. En una ocasión, Ali llegó a decir que Foreman peleaba como una «niña». En realidad Foreman era mucho más fuerte que Ali. Su peso, su talla y su fuerza eran excepcionales. Los principales críticos de la historia consideraban que Foreman era el mejor fajador de la historia del boxeo y Ali un papagayo incansable.

Muhammad Ali solo pudo vencer al campeón porque utilizó una estrategia excepcional que tomó prestada del campeón Sugar Ray que consistía en bailar por el cuadrilátero. En aquella época los pesos pesados no utilizaban esta técnica, más propia de las divisiones ligeras.

Conclusiones

Si quieres ser escritor necesitas desear el triunfo de verdad. Eso implica sacrificio y trabajo duro. Si te quejas todo el tiempo lo único que conseguirás serán más quejas y mucha frustración. Si no trabajas duro conseguirás mucha frustración, pero sin quejas. Si no adquieres la maestría suficiente y evolucionas literariamente hacia un modelo de escritura personal y único (diferenciación) necesitarás mucho más que un milagro para imponer tu trabajo. Y ya sabemos, la experiencia lo dice, los milagros son raros y ocurren muy de vez en vez, cuando se unen el talento, el trabajo duro y una gran dosis de autoestima.

Seguimos.

Ray

¿Tienes problemas con tu novela? Prueba este curso

Técnicas narrativas, ejercicios, tutor, correcciones

Recomendada3 Lo RecomiendoPublicado en consejos a escritores

Related Articles

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE NOVELA
Escribe una novela única
INCLUYE TALLERES PRÁCTICOS
Clases por videoconferencia
Tutor, ejercicios, correcciones
VER CURSO
CURSO DE NOVELA
Escribe una novela única
INCLUYE TALLERES PRÁCTICOS
Clases por videoconferencia
Tutor, ejercicios, correcciones
VER CURSO
¿Tienes las habilidades para ser escritor?
¿Ya hiciste el test de escritura?
Empieza el test
¿Tienes las habilidades para ser escritor?
¿Ya hiciste el test de escritura?
Empieza el test
Solo para comentarte que si sigues navegando entendemos que aceptas la política de cookies.
Hola, Usamos cookies
Ok gracias
Or
Powered by MasterPopups
Solo para comentarte que si sigues navegando entendemos que aceptas la política de cookies.
Hola, Usamos cookies