Jugar a ser escritor, el oficio más hermoso del mundo

Jugar a ser escritor, el oficio más hermoso del mundo

Ray Bolívar 

Convertirse en escritor no es tan difícil como convertirse en un escritor reconocido. De hecho, la mayoría de las veces trabajo con aspirantes a escritores cuyo talento supera, en ocasiones, al de algunos escritores consagrados. Ser escritor no consiste en la popularidad que se alcanza tras el éxito de uno de nuestros libros o en asistir a una entrevista en televisión, el concepto es mucho más profundo y proteico de lo que a primera vista puede parecer.

Ser escritor es una actitud y una postura ante la que nos rendimos porque somos incapaces de asumir la vida sin compartir una verdad esencial con el resto del mundo, somos lo que pensamos y lo que decimos, pero sobre todo lo que escribimos.

En el artículo de hoy hablaré sobre el reto de ser escritor. Te invito a desnudar tu alma a través de las críticas y comentarios. Si escribir es lo que mejor sabes hacer pues adelante.

El sueño de ser escritor 

Sí, ya sé lo que vas a decir. Ser escritor es extremadamente difícil. Es un oficio con el que no se gana dinero. Mucha gente se queda en el camino. Lo tremendo de esto es que muchas de esas personas tienen talento, en ocasiones, un gran talento.

En cierta ocasión escuché a un escritor decir que las mejores historias son las que no se han contado. Me pregunto qué hubiera pasado si algunos de esos escritores talentosos en vez de arrojar la toalla hubieran perseverado en el afán de escribir una novela. James Joyce tuvo que pagar de su bolsillo la impresión de El Ulises porque ningún editor se atrevía a financiar su obra. El caso de Kafka fue mucho peor. El reconocimiento llegó tras su muerte. No es el único caso ni será el último.

¿Quieres que la fortuna te sonría? 

La vida está llena de sorpresas y de momentos especiales. A veces, la fortuna o el azar hacen que el mecanismo de la vida gire y de repente se alinean los astros, conocemos a la persona adecuada, nos enamoramos; planificamos el tiempo para escribir una obra memorable y poco a poco, sin obsesionarnos, se cumplen nuestros sueños.

Una gran obra admite escritores de todo tipo, desde los obsesionados con el éxito hasta los cínicos y descreídos. Cualquiera de ellos, en algún momento de su vida, triunfará. Interpreto triunfar como el acto de escribir con pasión una obra profundamente humana. Si esta obra es capaz de emocionar a un lector y de cambiar su vida, entonces estamos en presencia de un trabajo excepcional.

El esfuerzo, la pereza, el tedio

La pereza es uno de los peores enemigos a los que se puede enfrentar un escritor. La pereza, la indisciplina y la falta de autoestima. No tengo conocimiento de un crítico literario que sea más dañino que la falta de amor propio.

En realidad, no entiendo las actitudes laxas relacionadas con el arte. Supongo, por supuesto, que cada persona es libre de elegir la vida que desea vivir, pero si eres escritor, si de verdad te sientes escritor y experimentas la realidad de una manera única, lo más natural es que luches a brazo partido para dominar la técnica. Un escritor sin técnica es como un piano desafinado, emite notas sin armonía.

La sociedad de consumo, La COVID

Luego tenemos el tema moral. Ser escritor es sinónimo de intelectual. Los intelectuales se erigen en faros para la sociedad. Son capaces de iluminar las zonas oscuras del camino. El problema surge cuando la sociedad experimenta síntomas de agotamiento. Es decir, cuando el dinero es más importante que el propio ser humano y debemos elegir una senda, un camino que tendrá repercusiones económicas.

Ser escritor también se puede interpretar como la senda del guerrero. Pérez Reverte aprovecha la tribuna para defender sus puntos de vista, lo mismo hace Vargas Llosa. El debate está abierto, podemos modelar los temas en discusión a través del aliento de nuestras obras. No olvidemos que una parte importante del futuro nace debido a la creatividad de los escritores.

Las sociedades necesitan escritores críticos con la realidad 

Me temo que a estas alturas del artículo el juego de ser escritor se está convirtiendo en un tema complejo con múltiples miradas. Parece ser que las sociedades necesitan escritores críticos con la realidad, honestos, humildes, pero también malvados, especiales, sinvergüenzas; necesitamos desesperadamente escritores socialistas y capitalistas, utópicos, existencialistas, filosóficos, comerciales, necesitamos creadores de ficción que iluminen la realidad desde varias posiciones y también necesitamos escritores cuyo único objetivo sea entretener.

El mundo que nos rodea 

El mundo que nos rodea es fabuloso. Los avances científico-técnicos han convertido nuestra vida en un paraíso, para algunos. Los próximos años prometen avances sin precedentes. La vida humana se alarga, la Internet de las cosas gana terreno. Se plantea que en el año 2045 los ordenadores serán capaces de escribir libros superventas y el desarrollo en robótica augura un futuro poblado de androides. La sinergia del ser humano con la máquina amenaza con inaugurar una nueva Era, la transhumana.

El sueño del Faraón 

En medio de las complejidades de nuestro mundo mantenemos un empleo para asegurar un sueldo diario. El mundo se derrumba, pero no es solo por la COVID, la COVID es una estocada maestra del destino, un puntillazo a nuestro pequeño ego que vive el sueño del Faraón. Un día despertaremos de pronto con noventa años y comprenderemos una verdad trágica, nuestro tiempo ha pasado y no hemos luchado por las cosas que de verdad valían la pena. El amor en cualquiera de sus manifestaciones, pero siempre el amor.

Juana de Arco también pensaba que era imposible

Si eres uno de esos escritores pesimistas me gustaría que releyeras la historia de Juana de Arco y también la de algunos cantantes modernos que han logrado sus sueños a pesar de no saber cantar.

Jugar a ser escritor es con diferencia, el juego más apasionante en el que he participado. No es necesario tener una gran audiencia ni entrevistas en la televisión. Se trata, a mi juicio, de ser auténtico y honesto con uno mismo, se trata de mantener muy cerca del corazón la brida que controla los caballos de la pasión. Por eso creo que jugar a ser escritor es el oficio más hermoso del mundo.

¿Tienes problemas con tu novela? Prueba este curso

Técnicas narrativas, ejercicios, tutor, correcciones

Recomendada4 Lo RecomiendoPublicado en consejos a escritores

Related Articles

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *