Lo harás de nuevo

 

Falta una hora para llegar a la dirección que me has enviado por WhatsApp. Todavía no sé la ropa que he de ponerme, la verdad es que tengo pocas opciones. Abro el armario en busca de un vestido elegante porque la ocasión lo merece. Ya sé que tú te pondrás algo especial, que destaque tu figura, sobre todo tus curvas. Te meneas a posta, con un movimiento seductor y a la vez frío para que te miren los hombres.

Siempre me digo que esta es la última vez que te acompaño, pero sigo haciéndolo, no sé, creo que es porqué somos amigas desde hace muchos años. ¿Cuántos hace ya? Muchos ¿verdad? Y tú sigues intentando quitarme al chico que me gusta. ¿Cuántas veces lo has hecho? Cuando te decía: Marga, me gusta Álvaro, Pedro, ¿Qué hacías tú? Te lo montabas de tal forma para que cayera en tus redes sin más, sólo para fastidiarme.

Te gusta sentirte importante, con eso de que eres periodista te crees mejor y más inteligente que yo. Te aprovechas de eso para dar pie a una conversación y me parece genial que lo hagas, claro que sí. Destacar, eso es lo que te hace sentir bien. Que alaben tus palabras y te digan lo guapa que eres y simpática. No me extraña que lo hagan, tú te vas con el primero que te dice esas cosas.

¡Ay! Se me ha caído el peine. Me pones nerviosa. Claro, hace dos días te dije: me gusta Carlos, seguro que ya te has encargado de contactar con él para que no se fije en mí. Pero esta vez, mi querida amiga, no te saldrás con la tuya, hoy no. Ya casi he terminado de arreglarme. Me pongo los zapatos de tacón y me dirigiré a la parada del bus. No tengo automóvil, y tú no te has dignado a venir hasta mi casa e ir juntas, claro, tenías que ir a la peluquería para estar más mona. Yo me he lavado el pelo, contigo no se puede competir. Yo sé lo que van diciendo por ahí, pero se ve que a ti te da igual. A mí no me gusta que hablen mal de ti.

Ya casi estoy llegando, espero que hoy sepas respetar mis sentimientos por él y no los eches a perder. Lo harás de nuevo y dejaré de acompañarte a las fiestas. Voy a entrar.

Nati Regàs

Recomendar0 Lo RecomiendoPublicado en Historias para ser contadas

Related Articles

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *