Obliga al lector a terminar de leer tu libro con esta técnica

Tiempo de lectura: 7 minutos.

Objetivo: Obligar al lector a terminar de leer tu libro con esta técnica

A menudo los alumnos me preguntan qué deben hacer para obligar al lector a terminar su libro. Según La aplicación de lectura por suscripción 24Symbols, el 19% de los libros de narrativa general se abandonan antes de la mitad; ese porcentaje baja al 14,2% en los de romance y al 13,1% en los de novela negra.

El primer paso es que los lectores compren tu libro, el segundo es que lo lean y el tercero es que lo disfruten y comenten con muchas personas sobre la trama, los personajes, etc. En este texto compartiré contigo una técnica excepcional que volverá locos a tus lectores.

Introducción 

En el libro 7 factores de éxito revelo varias técnicas que son excepcionales para captar la atención, entre ellas, hablo sobre el incremento de la motivación y sus beneficios. También hablo sobre la curiosidad, de hecho, esta es parte de la información que menciono en el libro. Pero veamos este punto en detalle.

"...La curiosidad está muy vinculada con la necesidad de obtener información. La privación de un conocimiento estimula nuestros deseos de saber y esto puede disparar nuestra impulsividad. Precisamente este es el mecanismo presente detrás de la técnica del Iceberg. De la información presentada al lector se ha escamoteado un fragmento vital que actúa como detonante.

Un estudio publicado en 2012 demostró que “…El alivio de la curiosidad perceptual se asoció con la activación en regiones del cuerpo estriado (caudado izquierdo, putamen y núcleo accumbens) involucradas en el procesamiento de la recompensa, lo que es consistente con la idea de que la reducción de la curiosidad es gratificante. Esta idea es coherente con los hallazgos conductuales previos que aseguran la preferencia de las personas por ver versiones claras de imágenes en vez de borrosas (Nicki, 1970). Otro trabajo ha demostrado que las personas tienen una preferencia similar para explorar estímulos perceptualmente novedosos sobre familiares, una tendencia que también se asocia con la activación estriatal (Wittmann et al., 2008). En la literatura de refuerzo-aprendizaje, este sesgo hacia la exploración de opciones inciertas o novedosas es conocido como concepto de "gratificación por exploración" que se asigna a estímulos nuevos o inciertos y que promueven su exploración (Kakade y Dayan, 2002)…” (5).

Resumen

El fragmento anterior se resume de la siguiente manera, la curiosidad actúa como detonante para que los lectores continúen leyendo. Cuando eres capaz de conectar con el lector y despertar su curiosidad entonces ha caído en tus redes y ya no saldrá porque el cerebro humano necesita respuestas para organizar la historia, respuestas que él no tiene. Únicamente sentirá alivio cuando termine la lectura.

Sobre esta base se construyen las historias. Cuando nos preguntamos, ¿qué vendrá a continuación? o ¿ella logrará su objetivo? Estamos tan involucrados con la historia que interactuamos con ella a un nivel profundo.

Curiosidad

Expondré lo dicho con un ejemplo magnífico. ¿Recuerdas en la novela After cuando Theresa decide dejar a su novio Noah e iniciar una relación con Hardin? Durante las 232 páginas anteriores Theresa no ha hecho más que jugar con esta idea. Observa que la obra tiene alrededor de 460 páginas, así que estás en el meollo de la cuestión.

Hardin es pendenciero, violento, dominante, egoísta, inmaduro, calculador, frío, manipulador, entre otras lindezas. A lo largo de la historia han discutido en múltiples ocasiones, tantas que se pierde la cuenta. Noah, es todo lo contrario.

Total, llega un punto de la historia en la que Theresa, atormentada “vamos a escribirlo así” por la atracción sexual que siente por Hardin, decide dejar a Noah; el chico formal, el joven con futuro, estudioso y amable pierde la partida ante el malo así que Theresa decide iniciar una relación que se presupone, a todas luces tormentosa, con Hardin.

Detrás de esta decisión existen varios mecanismos psicológicos que nos obligarán a seguir leyendo. El primero de ellos lo describió Loewenstein en un magnífico trabajo publicado en la década de los 90.

Loewenstein descubrió que la curiosidad aumenta cuando se resalta una brecha en el conocimiento de alguien. Esto es particularmente efectivo cuando el tema en cuestión le interesa al usuario. A partir de este estudio, Loewenstein creo una estrategia muy utilizada en nuestros días y que se aplica en literatura, a veces de manera inconsciente por excelentes narradores.

¿Cuáles son tus expectativas? 

La técnica de las expectativas correctas es simple. Para despertar la curiosidad de los lectores necesitas violar sus expectativas correctas. Si haces memoria te darás cuenta de que la mayoría de los políticos y escritores con una marca personal fuerte la utilizan. Cuando Trump lanza un exabrupto y el mundo entero truena ante su misoginia o ante las barbaridades que salen de su boca, lo que está haciendo es violando las expectativas correctas para generar repercusión mediática. Todos saben que es inviable levantar un muro alrededor de Norteamérica. Los analistas han explicado infinidad de veces que no tiene sentido y sin embargo Trump sigue utilizando este argumento como uno de sus mejores caballos de batalla. Lo sorprendente es que funciona.

Pero volvamos a After. Cuando Theresa deja a su novio modélico por un verdadero macarra, prácticamente un desconocido, nuestro interior se revela “o se ilumina”, según la persona. Nuestro cerebro racional nos grita que Theresa tiene las de perder. Ha tomado una decisión a todas luces equivocada que viola las expectativas correctas. Lo natural es alejarse del macarra “maltratador” y buscar aguas tranquilas. Así que en ese momento lo que tendremos ante nosotros es un reto que viola un conocimiento asentado durante décadas y que contradice la información trasmitida por papá, mamá, y en general por nuestro entorno.

Arquetipo

Pero Anna Tood, la autora de After, da una vuelta de tuerca y se asegura de que el lector finalice la lectura. Para esto utiliza un recurso poderoso, utiliza el arquetipo. Conectar con los arquetipos es fácil. Si los trabajamos con profundidad y de manera profesional. No es inusual encontrar a personas (mujeres y hombres) que creen en el arquetipo de la redención y en el poder curativo del amor.

No estoy hablando de credulidad sino de arquetipos. Los arquetipos sociales existen a pesar de nuestra incredulidad y no es difícil apelar a ellos para provocar la duda. Es posible que nunca te haya pasado, pero ¿y si el amor de tu vida es ese joven mala cabeza que se mete en problemas constantemente? ¿Qué pasaría además si este joven te dice que no puede vivir sin ti? Supón que has tenido una mala racha. A veces las malas rachas duran años o meses. Supón que has estado meses o tal vez años sin una pareja decente, entonces un día de repente te encuentras ante este fenómeno, un chico muy atractivo que se muere de ganas por tenerte, por ser parte de algo mucho más grande que tú y él solos, ¿no es eso el amor? El arquetipo es el sustrato que mantiene esta historia, de hecho las historias están sostenidas por arquetipos que aprendemos desde niños, el arquetipo del héroe, el científico loco, etc. 

El arquetipo suele funcionar muy bien para enlazar a los lectores y obligarlos a continuar la lectura hasta el final. El último recurso psicológico está vinculado con el morbo. Todos tenemos nuestra poquita mala fe guardada en algún lugar de nuestro interior. Algunas personas la tienen a flor de piel, pero nosotros no. Vamos a pensar que somos buenos samaritanos, pero ¡oh!, cuando el autor de una novela viola nuestras expectativas deseamos saber qué va a pasar en la historia. Algunas personas estarán muy interesadas en saber si Theresa se estrelló con su decisión para saborearlo. Otras, en cambio, sentirán una curiosidad sana, querrán saber cómo la autora resolvió el nuevo planteamiento.

Por supuesto que sobre esto podemos seguir hablando. Estas y otras técnicas son las que aprenderás en mis cursos. Recuerda que estos conocimientos los encontrarás solo aquí, forman parte de mi arsenal personal y los comparto únicamente con los alumnos interesados en triunfar con su libro.

Seguimos adelante.

Ray