Siete técnicas efectivas para disparar tu aprendizaje online

Schopenhauer «De vez en cuando se aprende algo, pero se olvida el día entero.»

A menudo se habla de la educación online como la educación del futuro. La dinámica del mundo moderno reduce cada vez más nuestro tiempo así que los entornos de aprendizaje online son una solución perfecta para formarnos. Desplazarnos a una escuela física para recibir lecciones presenciales durante una o dos horas y además trabajar o estudiar una carrera oficial, se ha convertido en un verdadero reto.

Por otra parte, no todas las escuelas oficiales ofrecen la formación educativa que demandan los nuevos tiempos. Y a pesar de la gran oferta que existe, no todo lo que brilla es oro. Incluso las universidades online carecen, en ocasiones, de las dinámicas apropiadas para trabajar con sus alumnos. Reproducen viejos patrones de enseñanza con un impacto pobre en el alumno que se traduce en el olvido. En vez de otorgarle a la  practica continua el peso y la importancia que tiene y favorecer la exposición de los alumnos a los problemas reales, se contentan con revisar la bibliografía especializada. Por esas razones, en este artículo comentaré siete técnicas efectivas para disparar tu aprendizaje y conseguir tus objetivos en menos tiempo.

Lo que aprendemos y lo que olvidamos 

Las últimas investigaciones en Psicología confirman que el aprendizaje espaciado o práctica distribuida es mucho más efectivo que el aprendizaje masivo. Si bien, no es menos cierto que cuando revisamos un tema de manera masiva tenemos la sensación de que hemos aprendido de un tirón toda la materia, a los pocos días comenzaremos a perder información y al cabo de dos o tres semanas lo habremos olvidado prácticamente todo.

El aprendizaje efectivo (espaciado o práctica distribuida)

El doctor Sean Kang, Profesor y Director de Cognition & Education lab en Dartmouth College, ha demostrado en sus investigaciones que la técnica de la práctica distribuida es el recurso más efectivo para aprender y sobre todo para recordar los conocimientos y las habilidades aprendidas.

Qué es la práctica distribuida

La práctica distribuida consiste en la revisión distribuida o en plazos del material aprendido que se realiza después de producirse el aprendizaje original. Los efectos inmediatos de utilizar esta técnica son dos, aprendizaje y retención durante más tiempo de los conocimientos.

Por qué es importante deducir, generalizar, comparar, inferir, etc. 

El investigador Ignacio Morgado ha demostrado en un artículo titulado Psicobiología del aprendizaje y la memoria que el aprendizaje explícito (consciente) requiere la activación de regiones cerebrales como el hipocampo y sus áreas relacionadas. Según el estudio científico, cuando: “estas estructuras intervienen el aprendizaje implica comparaciones, contraste entre elementos y posibilidad de inferir, deducir o generalizar”…  Por otra parte: “…cuando el Hipocampo no entra en juego, las asociaciones cerebrales que se forman tienen un carácter más rígido y automático, perdiendo la posibilidad de expresarse cuando los problemas o situaciones se plantean de un modo o en un contexto diferente al original.

El papel del Hipocampo

 El Hipocampo interviene en la consolidación de los nuevos conocimientos. Es el responsable además de convertir la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo. De ahí su importancia para conseguir aprendizajes sólidos y efectivos. Un aprendizaje que no involucre la activación de esta área impactará en la calidad de la formación del estudiante lo que se traduce en una limitación en el aprendizaje de habilidades.

Siete técnicas efectivas para disparar tu aprendizaje online

Aprender a aprender, según la Comisión para la Educación de la Unión Europea es una de las habilidades más deseables en los empleados del siglo XXI y un objetivo a conseguir. La capacidad de planificar, supervisar y evaluar el aprendizaje es el nuevo paradigma.

Posiblemente este sea uno de los puntos en los que hemos hecho más énfasis en nuestra escuela, la necesidad de enseñar a aprender a nuestros alumnos. Esta habilidad no solo es efectiva para adquirir nuevos conocimientos de manera autónoma sino que entrena a los escritores en el descubrimiento y en la asociación de nuevos conocimientos que pueden convertirse en nuevas técnicas o estilos de escritura propios.

Trabajo colaborativo

En la escuela proponemos diversas actividades colaborativas en las que tendrás que trabajar con otros compañeros para realizar tareas. El trabajo colaborativo es una fuente de motivación y por supuesto te ayudará a reforzar los conocimientos porque deberás emitir criterios y argumentarlos. Esto, desde luego, incide en la calidad de tu aprendizaje porque deberás exponer y argumentar. Los debates siempre son provechosos.

Autoevaluación 

Aprender a autoevaluarse es difícil, pero muy útil. Desarrollar la objetividad y ser consciente de tus capacidades son los pilares sobre los que se basa esta técnica. La autoevaluación está muy ligada a la autoestima. A medida que desarrolles la autoevaluación adquirirás mayor seguridad como escritor y por supuesto, serás capaz de decidir hasta dónde quieres aprender o si necesitas profundizar en este o en aquel aspecto de la técnica para escribir mejor o para conseguir más lectores. La autoevaluación implica reflexión y sinceridad.

Apuntes y resúmenes 

Tomar apuntes y resumir, qué duda cabe, son puntos imprescindibles que debes integrar en tu programa. Al tomar apuntes te involucras mucho más en el contenido, identificas núcleos temáticos y descompones el material en pequeños trozos o fragmentos.

Consejo, resumir es extraer lo esencial de un tema y reproducirlo con tus palabras. De esta manera recordarlo será mucho más fácil.

Practicar para aprender (ejercicios y correciones)

Sin práctica constante y efectiva no es posible aprender. En la práctica concurren todos los elementos técnicos que necesita un alumno para aprender y consolidar su aprendizaje. Al practicar, ya sea redactando el capítulo de una novela, corrigiendo un texto o argumentando nuestro punto de vista sobre una técnica literaria, estamos involucrando no solo todos nuestros conocimientos relacionados con ese núcleo temático sino que también intervienen emociones. La emoción es una de nuestras mejores aliadas porque favorece el recuerdo.

Exposición y argumentación (habla con otros, pon a prueba tus conocimientos) 

Participar en los foros o grupos de la escuela, intercambiar criterios con los demás alumnos tanto en la escuela como en Facebook también es imprescindible para aprender. Cuando exponemos un tema o nos involucramos en un debate estamos confrontando nuestra visión de un tema con otra persona. La ventaja es doble, por una parte estarás revisando a pasos acelerados el material aprendido. Las confrontaciones productivas y constructivas pueden ayudarte a encontrar un nuevo punto de vista, lo cual por sí mismo, es un verdadero tesoro.

Revisión crítica (práctica distribuida) 

Cuando te enfrentes a los contenidos no lo hagas de una manera pasiva. Aprende a evaluar la nueva información. Busca la lógica interna del contenido. Por ejemplo, las poéticas realizadas por grandes escritores, la mayoría de las veces ofrecen consejos sesgados que no te dirigirán a ninguna parte. Aprender a extraer las pepitas de oro en base al análisis es una habilidad que no tiene precio.

Por último, no olvides estudiar las lecciones de manera espaciada a lo largo de la semana. Revisa tus notas durante 30 minutos 3 o 4 veces a la semana. De esta forma tu aprendizaje será mucho más efectivo y duradero. Serás capaz de dominar todo el contenido a la vez y mejor aún, serás capaz de aplicarlo.

Resumen 

Con estas siete técnicas estarás preparado para extraer el máximo partido a nuestros cursos. La práctica, como es lógico, se erige como uno de los pilares fundamentales para que el aprendizaje sea no solo efectivo y duradero sino también extraordinario.

Un abrazo.

Ray